KTM Freeride E-SM, la moto eléctrica para divertirse
Hay motocicletas que se han creado con el propósito de diversión extrema. La KTM Freeride E-SM es sin duda un claro ejemplo. La marca ha presentado mundialmente en Barcelona su nueva motocicleta eléctrica, destinada para uso mayoritario en asfalto que complementará la gama junto a las KTM Freeride E-XC y E-SX.

Esta dos ruedas está pensada para un público más joven y apta para ser utilizada por los usuarios del carnet A1, gracias a los 16 kW y 42 Nm de par máximo de su motor síncrono de imán permanente sin escobillas, parecido al que emplean sus hermanas de gama.

KTM Freeride E-SM, la moto eléctrica para divertirse
Como todas las motos que ruedan con este tipo de motores, el par se entrega de manera instantánea, lo que genera una sensación de potencia espectacular, única, nada que ver con los motores tradicionales de combustión. Con la ventaja añadida que gira en modo completamente silencioso. Perfecta para una película de espionaje o seguimiento sigiloso.

KTM Freeride E-SM, la moto eléctrica para divertirse
La Freeride E-SM cuenta con un chasis de acero y aluminio compuesto, suspensión de gama alta WP, y ruedas de 17 pulgadas calzadas con unos grandes Pirelli Diablo Rosso. Por su parte, el pack de baterías usa la tecnología de iones de litio de última generación.

El modelo sale a la venta con tres modos de conducción que el piloto puede configurar en cualquier momento, permitiendo adaptar hasta tres niveles de potencia, algo que permite ser empleada con seguridad por usuarios principiantes como expertos. Una buena manera de darle al usuario la posibilidad de acostumbrarse a su manejo o incluso ahorrar energía.

En definitiva, la KTM Freeride E-SM brinda diversión, bajo mantenimiento y sensaciones fuertes gracias a las prestaciones del motor eléctrico y se puede conducir con el carnet A1.