BMW R NineT Urban G/S: del Dakar a la carretera
El motor bóxer, el faro redondo inmerso en una gran careta, el depósito de formas abultadas, las ruedas de tacos, la triada de colores de BMW Motorsport… La BMW R NineT Urban G/S rescata la herencia de una década muy añorada.

A principios de los años 80 BMW revolucionó el mercado de las maxi trail con la llegada de la R 80 GS. Una moto pensada para su uso en asfalto y fuera de él, que, gracias a los triunfos de BMW en el Paris Dakar, acabó levantando gran expectación entre la clientela. Apenas tenía rivales en aquella época y se llegaron a crear varias versiones, entre las que figuraba una con un gran depósito de combustible.

Estaba claro que dentro de la línea de clásicas modernas, BMW no podía dejar en el tintero la reedición de este modelo tan mítico. Bajo la denominación R NineT Urban G/S se ha presentado en el Salón de Milán 2017 la versión definitiva de una moto que nació como el prototipo BMW Lac Rose Concept (en honor al Lago Rosa en el que terminaba el Dakar de antaño).

BMW R NineT Urban G/S: del Dakar a la carretera
Al igual que su antecesora conserva esa imagen vintage de moto de trail/enduro de hace casi cuatro décadas, pero con toda la tecnología moderna que cabe esperar de una marca como BMW. Para empezar, aquel motor de 800 cc de los años 80 ha dado paso al bóxer bicilíndrico refrigerado por aire de 1.170 cc y 110 CV que equipa la BMW R NineT de la que deriva. De este mismo modelo hereda la horquilla telescópica convencional y el sistema Paralever con monoamortiguador central. Entre las opciones cabe la posibilidad de dotar a esta moto de control electrónico de tracción ASR.

Por lo demás, seguro que lo que más llama la atención de los clientes potenciales es precisamente esa estética retro que tantísimo recuerda al modelo original. El faro redondo integrado en la careta, el guardabarros elevado de estilo puramente offroad, la llanta delantera de 19 pulgadas y los neumáticos camperos montados sobre llantas de radios (opcionales) ponen la nota distintiva en la BMW R NineT Urban G/S.

Otro guiño al pasado es su instrumentación que mezcla lo analógico (velocímetro) y lo digital (pantalla LCD en el tablero), así como los colores de guerra que visten el depósito y el carenado, que son exactamente los mismos -rojo, azul y blanco- de aquella R 80 que parecía portar la bandera de la división Motorsport de BMW.

De momento no se conoce ni la fecha de lanzamiento al mercado ni el precio de la BMW R NineT Urban G/S, pero teniendo en cuenta los 13.700 euros de la versión Scrambler y los 15.500 de la R NineT a secas, suponemos que se moverá dentro de esa horquilla, quizá más cerca de la primera. Lo que no dudamos es que tendrá buen tirón entre ese público que demanda hoy un envoltorio vintage en una moto actual.